Por Samuel Nemir Olivares / leumas_36@hotmail.com

Foto por Samuel Nemir Olivares

No ostentan coronas ni tampoco títulos de nobleza pero desde las principales ciudades hasta en los rincones más remotos del mundo ahí domina el imperio de la familia Ortega, Zara.

Lo que comenzó hace 35 años como un pequeño atelier en La Coruña, España por Amancio Ortega, hoy  Zara es la marca número 48 entre las primeras 100 del mundo y la tercera de ropa.

Zara cuenta con más de 2 mil tiendas alrededor del mundo y su fundador Ortega es considerado el hombre más rico de España y el quinto en el mundo por Forbes con una fortuna de 45 billones de dólares. El no es petrolero, pero al parecer en la calle millones de personas andan en busca de Zara para sus cuerpos como gasolina para sus carros.

A pesar de su omnipresencia y dominio del mercado de masas Zara andaba en busca de solidificar su reino y  de mostrar su supremacía. Así que se enfrascó en el establecimiento de su flagship cual si fuera su palacio, el Zara más grande de Estados Unidos ubicado en la Quinta Avenida y la calle 52 en Nueva York.

Como toda familia noble, sus pasos se presentan ante la sociedad. El pasado 15 de marzo, Zara fue el anfitrión de un coctél de preinaguración el cual alardeó más de la nueva adquisición que de invitados famosos. En el evento estuvo Flora Pérez, esposa del fundador y accionista de Inditex Ortega, al igual que la banda The National, prensa y otros invitados, según explicó un empleado a Ego Moda.

Esta “embajada de la moda europea” se erige en tres enormes pisos del edificio Tishman 666, anteriormente de la liga profesional de baloncesto americano, NBA. Fue adquirida por Inditex, compañía textil a la que pertenece, en marzo de 2011 por 234 millones de dólares y goza de una singular ubicación entre el Museum of Modern Art y la catedral de San Patricio en la zona comercial más costosa del mundo y visitada por millones de turistas al año.

Olvídese de pensar que es como la tienda Zara de Plaza las Américas. Esta tienda ocupa un espacio de 3,600 metros y está enfocada en transformar la imagen de la tienda en una especie de boutique. Fue diseñada para ofrecerle al cliente una experiencia visual agradable y guida al facilitarle al cliente más que un producto un conjunto. Es deleitante. Pasé horas recorriendo los pasillos y cada sección es como si llegaras a un lugar distinto.

Las piezas están agrupadas elegantemente  en la pared formando especie de pequeños cubículos los cuales proponen al cliente un look completo, práctico y versátil combinando las piezas por estilos y colores. Se ve todo muy presentable, organizado y se promueve el contacto directo entre empleado-cliente.

Si es amante del negro o del blanco, mejor prepárese antes de llegar. Yo casi infarto con la sección exclusivamente de piezas negras. Para morirse.

Sin embargo, con este concepto y diseño junto con los materiales de confección Zara pretende elevar su imagen a marca de lujo cuando realmente es una tienda de producción en masas a bajo costo.

Zara distribuye estratégicamente las piezas por estilo, color y tamaño según la demanda del lugar, por esto, por ejemplo, la mercancía entre la tienda de Puerto Rico y ésta son totalmente diferentes. Para las mujeres se destacan los trajes, chaquetas y pantalones de corte elegante dirigido a la mujer profesional al igual que para hombres los trajes, corbatas y zapatos de cuero.

No se tiene que preocupar por largas esperas para conseguir una pieza, pues su plantilla de empleados cuenta con 450 personas de las cuales alrededor de cien trabajan durante el mismo turno. Te ofrecen su ayuda pero no te hostigan. Usted le pide la pieza que desea y otro empleado se la entrega en menos de lo que usted se imagina.

Dos enormes pantallas enmarcan la pared de las cajas registradoras donde permanentemente se proyectan videos de modelos promocionando las colecciones. Con esta tienda, Zara introducirá su nuevo método de pago a través del teléfono celular y además con del pago con tarjeta sin tener que deslizar la tarjeta por la banda magnética sino por radiofrecuencia.

Si planifica viajar a Nueva York pronto, recuerde anotar esta visita en su listado y recuerde comprarse varias piezas que lo más probable no la consiga en mas ningún otra tienda. Ah, y acuérdese de mí…

Presiona sobre la foto para ver la fotogalería