La llegada del buen tiempo y el colorido que acompaña a la nueva estación conforman el contexto perfecto para poner en práctica las tendencias de maquillaje primavera-verano 2020. Este año más que nunca, la más variada paleta de colores se ha convertido en protagonista de las principales apuestas de maquilladores y diseñadores sobre la pasarela. De tal forma que el maquillaje se convierte en un accesorio más del “look”.

Por fin el ‘self-expression’ es una realidad y de manera educacional también se ha apoderado del momento. Ya no nos parece extraño ver a una compañera en la oficina con su estilo neutro a la hora de vestir con un delicado eyeliner fucsia a raíz de las pestañas.

Y en las tendencias, todo esto se traduce en apuestas como las de Marques’Almeida, con una piel perfectamente trabajada y nada cubierta pero un ojo a todo color enmarcado en un vivo rojo. La apuesta atrevida de Chromat, con un ojo de gato degradado desde el blanco al turquesa y decorado con dos detalles neón al más puro estilo Jules.

La de Cividini, con rostro inmaculado, con poco uso de los contornos, dando protagonismo a las formas naturales y orgánicas de la piel, labios hidratados y jugosos y ojos que lo dan todo, con un degradado en morados y delineado en tono aguamarina.