Es una mujer emprendedora, positiva, activa y enfocada. Cualidades que le han hecho merecedora de múltiples reconocimientos. A estos, ahora se suma una gran distinción que el Municipio de San Juan le otorga. Sandra Miranda, propietaria de Miranda The Style Lounge en Condado y Miranda Niche en el Viejo San Juan, fue reconocida el pasado viernes 26 de marzo como Empresaria Destacada de San Juan.

Como parte de los eventos del mes de la Mujer Trabajadora y Empresaria, el Centro de Desarrollo Empresarial de San Juan, junto a la Oficina para el Desarrollo Integral para la Mujer de San Juan y la Red de Mujeres Profesionales y Empresarias de la Cámara de Comercio, celebraron un día de interesantes charlas para empresarias de dicho Municipio en el restaurante Café Valencia. Allí, la Primera Dama de la Ciudad Capital, Irma Garriga, a nombre de su esposo, el Honorable Jorge Santini, Alcalde de San Juan, leyó la Proclama que declara el día 26 de marzo como el Día de la Mujer Trabajadora, y exhortó a las allí presentes a seguir adelante siguiendo sus sueños.

La proclama fue entregada a Sandra Miranda por haber sido escogida este año como Empresaria Destacada del Municipio. Su trayectoria empresarial, lo emprendedora que es, los reconocimientos que ha obtenido y el éxito de sus negocios, así como su actitud positiva y optimista, le hicieron merecedora de esta distinción. “Estoy Feliz, porque como mujer trabajadora reconozco que este premio es posible porque tengo a Dios en mi corazón, porque tengo a mis amigos del Municipio de San Juan en especial al Centro de Desarrollo Empresarial que han confiado en mis proyectos y me han apoyado. Cuento con mi espectacular equipo de trabajo que les garantizo son los mejores peluqueros del mundo y una familia en especial a mi madre que me enseñó a respetar y a dar a los demás”, expresó Miranda emocionada.

Dedicó tan importante distinción a sus hijos Miguel y Yamil “que son el motor de mi vida, que me ayudan, me permiten soñar, y son los futuros empresarios de este país”, concluyó entre lágrimas mientras los asistentes no cesaban de aplaudirla.