Son muchas las personas que se han convertido en victimas de la moda, usando cosas que no le sientan para nada bien. Por el otro lado, están aquellas que reniegan completamente de las tendencias y terminan arruinando su apariencia. Sepa como dominar la moda, y que ésta no la domine a usted

Para mantener un estilo propio, que nunca pase de moda, debería saber combinar su forma de vestir con su personalidad, sabiendo cuándo hacer caso a las “reglas” de la moda, y cuándo ignorarlas. Si, por ejemplo, le gusta usar sombreros todo el tiempo, incluso para ir a cenar, o si prefiere un short con sujetador en vez de una malla entera o bikini para ir a la playa, es muy probable que no tenga muy en claro el sentido de la elegancia, por lo que, para comenzar, debería asesorarse viendo alguna de las muchas revistas especializadas en moda. Pero una cosa totalmente distinta, es tener un estilo personal propio.

 A semejanza del caso anterior, se optará por ropa o retoques que no estén de moda o no se suelan utilizar en determinados lugares pero, a diferencia de ese mismo caso, este vestuario no le dará una apariencia ridícula, sino una personal propia. En busca del límite Pero… ¿dónde está el limite entre quedar como una ridícula o como una mujer original, con mucha personalidad, y que no vive pendiente de la mirada de los demás? La respuesta no es sencilla, ya que la frontera que separa estas dos situaciones es muy fina y borrosa. Por empezar, es necesario remarcar la importancia de que, lo que vaya ponerse, haya sido usado en algún momento. Por ejemplo, si usted sabe que en algún tiempo el peinado con brushing, que tan bien le sienta a su rostro, era muy usado por las mujeres que ahora tienen su edad, no debería importarle que en la actualidad eso haya pasado de moda. Pero si, por el contrario, a usted le encanta usar sombreros ya que le dan un toque de sutileza a su rostro, pero este atuendo nunca fue usado en la playa, ponerse uno para concurrir a ese lugar sí sería un acto ridículo.

En definitiva, se trata de usar lo que alguna vez fue aceptado. Claro, no nos estamos refiriendo a algo de más de veinte años atrás (¡Sino, veríamos mujeres con inmensos vestidos y paraguas en los días de sol!), sino simplemente a un atuendo o estilo que fue muy utilizado algún tiempo atrás. De hecho, incluso se pueden ver mujeres que, siguiendo la moda, quedan ridículas. Por ejemplo, están aquellas que eligen teñirse de rubio tan solo por que todas lo están haciendo, aunque en el caso de ellas, y debido a su color de piel, no lograrían más que desentonar fenomenalmente.

Hemos preparado una pequena lista del perfil de una victima de la moda (Estos síntomas son diferentes en cada persona, algunos quizás tengan un par y otros los tengan todos.)

  • Alto nivel de interés en la moda y el glamour.
  • La búsqueda de la moda de diseñador(en la ropa y otras categorías de productos para el consumo) .
  • Fanatismo por las tendencias y revistas de moda, tratan de igualar el estilo de las modelos impresas en estas.
  • Imitación ciega de las normas y los iconos de estilo , llegando al punto de lo absurdo.
  • Fascinación por las operaciones plásticas.
  • Dependencia excesiva de las dietas (como consecuencia, la anorexia, la bulimia).
  • indulgencia bronceado (como consecuencia, un parto prematuro envejecimiento de la piel, inflamación de los ganglios linfáticos o cancerosos enfermedades).
  • renuncia a la naturalidad: excesos de cosméticos , cambiar el color de la piel (más palida o mas bronceada con utilización de bases y químicos) y las extensiones de cabello, uñas postizas, pestañas postizas, bronceado artificial, odontología estética, cosmética, ortopedia, etc.
  • Elección de la ropa y el calzado a favor de la belleza y la moda, en vez de la comodidad y la falta de riesgos para la salud:
    • altos e incómodo zapatos y como consecuencia, la deformación del pie, una curvatura de la espina dorsal y el desplazamiento de los órganos internos.
    • Ropa y zapatos no son para el climas fríos y, en consecuencia, la hipotermia en los órganos internos, la neumonía.
    • Fascinación por los zapatos brillantes, no permiten que tu piel respire, y como consecuencia, enfermedades de la piel.

De lo que se trata, en definitiva, es de poner su propio estilo, tanto físico como de personalidad, en un primer plano, para luego amoldar alguna moda a su persona, y no al revés. No se deben tomar las propuestas de los diseñadores como obligatorias, sino que se debe pensar y ocuparse, sobre todo, de su propia personalidad, ya que no todas las mujeres tienen el mismo look, ni se puede seguir siempre el gusto de otras personas.

 info: enplenitud – wikipedia