Por Samuel Nemir Olivares     @Samynemir

Foto por Zarehmi Barceló

En medio de su gira latinoamericana, Lady Gaga enardeció anoche a más de 12 mil puertorriqueños, quienes entre gritos y hasta lágrimas, disfrutaron de un explosivo concierto en el Coliseo Jose Miguel Agrelot, en San Juan.

Esta es la primera vez que la cantante neoyorquina se presenta en la Isla y desató la euforia de sus más fieles “monstruitos”, de los cuales algunos llegaron más de un día y medio de anticipación.

Entre el público, saltaban a la vista un sinnúmero de disfraces alusivos a “Halloween” y otros llamativos ajuares imitando el ecléctico y exuberante estilo de la cantante. Pelucas de colores, lazos con luces, máscaras y accesorios alusivos a la bandera gay inundaron el lugar.

La intérprete de “Bad Romance” comenzó el espectáculo a eso de las 9 de la noche pocas horas después de haber llegado a la Isla en un vuelo privado. Pero esto no fue motivo para que un Coliseo abarrotado gritara y brincara hasta la media noche.

Al caer el telón se develó un imponente castillo medieval con más de 40 pies de altura, varios pisos y balcones, la típica escenografía de su gira “The Born This Way Ball Tour”.

Ataviada de alienígena plateado y negro y sobre un caballo gigante negro Gaga hizo su entrada interpretando “Highway Unicorn”, seguido por “Government Hooker”.

Luego, causó furor al simular haber nacido de una vagina gigante de la que salió vestida con una túnica de látex entonó “Born This Way”. Interpretó, además, éxitos como “Judas”, “Alejandro” y “Bad Romance”.

Temas como “Americano”, “Sheibe”, “You and I” y “Marry The Knight” fueron las armas finales de su agitado repertorio.

Más que cantar, la diva estadounidense intercaló entre sus canciones mensajes inspiracionales de aceptación, autoestima, apoyo a la diversidad y la libertad.

“Que no les importe la crítica. Todos somos seres humanos. Es tu derecho y de todos los seres humanos ser feliz, es tu derecho ser un ciudadano valioso no importa si eres gay, lesbiana, transexual”, expresó la diva estadounidense.

Ya sea en  caballo negro gigante, una vagina enorme, una motora o un huevo la artista demostró suficiente creatividad en sus entradas al escenario como para sorprender a su exigente fanaticada y mantener la energía al máximo en todo momento.

Uno de los elementos más destacados fue su amplio y vistoso vestuario  que comprendió más de doce cambios en los que se mostró glamorosa, rockera rebelde, futurista, de novia, incluso con su controversial traje de carne. Hasta una pava se puso de sombrero mientras deleitaba con “Americano”.

“Carne. Así es como tratan a las mujeres en este mundo”, expresó la cantante quien mantuvo constante su mensaje sobre la desigualdad social  y legal para las mujeres y a la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual, Transgénero y Transexual (LGBTT).

Uno de los momentos cúspides de la velada fue cuando pidió subir a un joven en sillón de ruedas conocido como “Jampy”. El joven lloró de emoción y no paró de gritar y brincar en su sillón por lo que Gaga lo besó y hasta lo envió para “backstage”.

Reveló más tarde haber visitado la Isla una vez mientras estudiaba en escuela superior y se hospedó con la familia de un amigo que hasta le cocinó mofongo. “La comida aquí es deliciosa, y los hombres… Uh la la…”, confesó Gaga quien recibió fotos de surfistas en Condado de su maquillista Tara Savelo.

Su profundo apoyo a la diversidad sexual y mensajes de solidaridad a la comunidad LGBTT le han ganado una fanaticada fiel y devota. A estos les recomendó que no les importen las críticas, que se aprendan a valorar y logren desarrollar sus inspiraciones y talentos.

“Es un ejemplo de liberación y amor propio, mucha gente la considera estrambótica, pero ella nos enseña a que seamos como somos, a expresarnos sin importar lo que diga la gente”, explicó Gabriel Acevedo Velázquez, bailarín y residente de Aguadilla.

A pesar, de sus mensajes a favor de personas marginadas ha recibido fuertes críticas y rechazo por sectores religiosos a nivel mundial. En nuestra Isla, grupo religioso de más de 50 personas dirigido por Wanda Rolón oró ayer y hoy frente al Coliseo por considerar la cantante un mal ejemplo para la juventud y no representar los valores cristianos.

Gaga se comprometió a no volver a ir en gira sin visitar la Isla y pidió disculpas por no haber venido anteriormente. El último espectáculo será esta noche coincidiendo con la celebración del Día de las Brujas, por lo que sus fanáticos aprovecharán para ataviarse con sus extravagantes disfraces.